CALIDEZ Y COLORES VIBRANTES DEL NORTE DE ÁFRICA

Marruecos, es un país del continente africano, lleno de vida y hermosos contrastes… promete deleitar a todos con sus paisajes, gastronomía, actividades y cultura.


Todo inicia en Casablanca, ciudad costera y principal del país que se encuentra muy cerca de la magnífica Mezquita Hassan II, inspirada en un verso del Corán que dice: “el trono de Dios se erigió sobre las aguas”, y es que tiene una vista increíble, dando la impresión de una isla en medio del mar. Si dejamos de lado un momento los sitios históricos, podemos toparnos con una cara moderna que muestra lujosos hoteles y un gran centro comercial: el Morocco Mall. Además, esta ciudad es ideal para la vida de playa, compras y una agradable vida nocturna. Sin olvidar sus ferias y eventos comerciales como Casa Fashion Show, una feria de moda que se celebra en marzo; o festivales, destacando el Festival Jazzablanca en abril y el Festival Boulevar en septiembre, de música urbana y alternativa.

Rabat, la capital, característica por albergar sitios emblemáticos como: el Palacio Real, una construcción moderna con siete puertas reales decoradas por los mejores artesanos, alberga una mezquita y frondosos jardines; la Torre Hassan, parte de una mezquita que quedó incompleta, pero que resalta de la explanada en donde se encuentra por su llamativo color rojizo; y el Mausoleo de Mohamed V, el padre de la independencia de Marruecos, donde descansan sus restos dentro de un sarcófago tallado en una sola pieza de ónix blanco pakistaní.

Para visitar los restos arqueológicos mejor conservados y más visitados de Marruecos es necesario ir a Volúbilis, una antigua ciudad romana. Aquí encontrarás el Templo de Júpiter, el Arco de Caracalla, construido en mármol y en honor al emperador y su madre; y lo más famoso: los mosaicos de Las Pruebas de Hércules, El Baño de las Ninfas, el Acróbata, Baco y Ariadna o el Baño de Diana.

El viaje sigue hacia Meknes, una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos y lugar del gran sultán de la dinastía Alouita, Moulay Ismail; para conocer la puerta Bab Mansour y la plaza el Hedim, recorrer las murallas  y regatear en los zocos, así como visitar sus museos y contemplar sus monumentos.

Fez es otra ciudad imperial de gran interés turístico por su medina, de origen medieval, la mejor y mayor de Marruecos, reconocida como patrimonio mundial por la UNESCO debido a que ha sabido conservar toda su autenticidad y su sello original desde hace más de 1,200 años y fruto de la mezcla de varias civilizaciones. Una actividad de interés es adentrarte en la producción de piezas de cerámica y en los famosos piletones donde se tiñe el cuero.

Ifrane, “la Suiza Marroquí”, un lugar que pocos conocen pero que es espectacular. Es perfecto para un momento de descanso y contacto con la naturaleza, incluso podrás tomarte fotos con los monos en libertad en el bosque de Azrou u obtener una  vista panorámica del Valle de Ziz, con millones de palmeras. Sin duda, las casitas de madera con tejados rodeadas de esplendidos bosques verdes son un paisaje que te deslumbrará.

Luego de visitar ciudades costeras y céntricas, es momento de conectarte con el desierto, y llevarte a Merzouga, un pueblo pequeño en el Desierto del Sahara, donde disfrutarás de mágicos atardeceres en las dunas, así como aventuras a bordo de un 4×4 para darle la vuelta al desierto, utilizando algunas pistas del “Rally París-Dakar”. Al finalizar, un té con los nómadas del desierto te relajará para conocer un oasis. Más tarde, en el poblado de Khamlia, personas originarias de Sudán, animarán el día con un baile y música típica. Otra experiencia que este sitio ofrece es montar a un dromedario que te adentre en el desierto para pasar la noche en una tienda bereber (jaima), que cerrará con broche de oro gracias a los bereberes, quienes tocarán tambores para ti, bajo un manto de estrellas.

Tu siguiente parada es la ciudad de Erfoud, hogar de canteras de fósiles con antigüedad superior a 380 millones de años y de la artesanía en piedra, ya que se usan las calizas para fabricar ceniceros, lavabos, fuentes, platos etc. Un sitio de interés que no debes dejar pasar son las imponentes Gargantas del Todra, paraíso de los escaladores. Durante la travesía serás testigo de bellos paisajes llenos de palmares y verdes campos para luego encontrar el río Todra.

El Valle del Dades, o “Camino de las mil kasbahs”  va desde Ouarzazate hasta el este de Tineghir y las Gargantas de Todra. Debe su nombre al río que serpentea enclavado entre las montañas a lo largo del recorrido, respaldado por acantilados de color ocre, terracota y rojo. Abre bien los ojos y disfruta dee hermosas Kasbahs, mansiones fortificadas, montañas atravesadas por arroyos y cañones. Si sigues por el Alto Atlas en Marruecos podrás llegar al Valle de las Rosas, famoso no solo por sus aromas embriagadores, también por el cultivo de rosas, la destilación de esencias y la producción de perfumes. Un paisaje deslumbrante y encantador. 

Marrakech está catalogado como uno de los centros culturales más famosos de Marruecos. No te pierdas los Jardines de Menara, en la multifacética Plaza de Djemaa El Fna, son de los más conocidos y fotografiados, con un hermoso pabellón cubierto de tejas verdes. Están formados por un inmenso cercado de 3 km de longitud y 1.5 km de anchura, con árboles frutales y olivos, y un enorme estanque artificial. Otro atractivo es recorrer los zocos gremiales de la medina y ser testigo del trabajo de los artesanos. Gracias a diseñadores y creadores occidentales, ahora la tradición artesanal marrakechí tiene un toque contemporáneo.

De vuelta a la playa… Visita Essaouira, pero para llegar agrega un toque y hazlo a bordo de una carreta de árboles de argán. Visita sus playas y recórrelas arriba de una cuatrimoto o practica surf. No olvides ir a la medina de color blanco y azul, que te invita a pasear y descubrir en el interior de las murallas del siglo XVIII, sus espléndidas casas con puertas y ventanas labradas de delicados detalles arquitectónicos. Llévate un pedacito de este sitio y adquiere alguna artesanía en madera, joyas o una típica alfombra decorativa. 

Así es como Marruecos te abre sus puertas para que sientas su calidez y diversidad. Queremos que este sea tu siguiente destino pero sobre todo, que lo vivas al estilo Emotions Season.

Entradas recientes

Calidez y colores vibrantes del norte de África

October 3, 2018

Transporta tus sentidos a las maravillosas melodías del Danubio con Amawaterways

September 13, 2018

La región de las tradiciones milenarias, la paz y la espiritualidad

August 7, 2018

Nuevas experiencias en el corazón de África

July 5, 2018

Nizuc: espíritu mexicano, alma maya

July 3, 2018

Un exquisito fin de semana en el corazón de México

June 29, 2018

La naturaleza en su más grande esplendor: Galápagos

June 21, 2018

Un recoveco en Europa que mereces conocer

May 24, 2018

Una de las joyas más valiosas de los Emiratos Árabes

April 24, 2018

Amazonia Peruana, aventura de lujo

December 11, 2017

Un tesoro familiar en Yucatán

November 06, 2017

Atacama, el desierto más árido del mundo

October 16, 2017

Nueva Zelanda: Maravilla de Oceanía

September 13, 2017

Ruta romántica en Alemania

August 14, 2017

Al oeste de la península ibérica

July 3, 2017

Vacaciones, lo exótico y el lujo

December 5, 2016

Yangón, la ciudad de oro

December 5, 2016

El país de los mil colores

December 5, 2016

La isla más grande del mundo

December 5, 2016

El paraíso del turista

December 5, 2016

Síguenos