Yangón, la ciudad de oro

Un lugar de espacios culturales y recónditos, majestuosas construcciones e impresionantes sitios donde podrás admirar lo que la naturaleza y el hombre han podido crear durante varios años…


Hablamos de Yangón, ciudad de Myanmar, que se localiza entre India, China, Laos y Tailandia. Ciudad con gran riqueza natural, gracias a la presencia de cuatro ríos, entre los cuales se destaca el Ayeyarwady, llamado madre. Podemos saborear muchas de las frutas tropicales, como: la papaya, el plátano, la mandarina, la sandía, el anón, el mango y el melón; sabores extasiantes y distintos a los que conocemos que podrás disfrutar en lugares exclusivos como en el restaurante francés Le Planteur.

La cultura de esta ciudad es realmente radical, no te impresiones cuando camines por las calles de Yangón y observes a las mujeres de la etnia padaung que deforman su cuello con aros para alargarlo hasta 25 centímetros, usan este método con aros metálicos y muy pesados por toda la vida, como fue visto en la villa Maing Thauk.

Pero en Yangón hay mucho más que ver, esta ciudad es un lugar magnífico, donde el oro es la base de construcción entre templos y pagodas, además de los gigantescos budas que podemos encontrar en esta visita, ya que el budismo es la religión que predomina en Myanmar.

Lo que no puedes dejar de visitar son las pagodas impresionantes, la belleza de estas construcciones es inigualable. La pagoda de Shwedagon es el símbolo nacional de Myanmar, el templo más grande y emblemático. Si el país está lleno de pagodas doradas, esta es la reina. Un dato curioso es que los nombres de todas las pagodas empiezan con shwe, al igual que el 90% de los restaurantes y el 50% de los hoteles, ya que shwe significa dorado.

Ubicada en lo alto de la ciudad de Yangón, la pagoda Shwedagon brilla impresionante, según la leyenda tiene 2,500 años de antigüedad, es una pagoda emplazada en lo alto de la colina Singuttara con 110 metros de altura; uno de los templos más sagrados de Myanmar ya que contiene reliquias de cuatro budas. Los suelos de todo el complejo son de mármol, está construida con 27 toneladas de oro y por si esto fuera poco, la parte superior de la estupa está decorada con una corona formada por 2,317 rubíes y 4,531 diamantes, el diamante más grande tiene 72 quilates.

¿Qué esperas para conocer este majestuoso y exclusivo destino? Perderte los ritos, el diamante que cambia de color, los tambores, el buda que tiene ojos humanos, los espectaculares hoteles de lujo y demás encantos, sería imperdonable. Regresarás con tantas emociones que comenzarás a planear tu siguiente visita.

Entradas recientes

Síguenos